Información

Mi gato murió y no quiero vivir

Mi gato murió y no quiero vivir



We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Mi gato murió y no quiero vivir la vida solo. Mi perro es hijo único. Necesito un gato como mejor amigo. Sé que este es un momento muy difícil y es posible que su gato no esté listo para brindarle la amistad que espera, pero tenga en cuenta que su gato podrá consolarlo cuando su perro muera.

El siguiente es un artículo escrito por el Dr. Tom Moore, veterinario de la Sociedad Protectora de Animales de los Estados Unidos, sobre cómo los gatos pueden ayudar a las personas a través de la muerte y la pérdida.

A menudo escuchamos decir que no hay muerte buena y mala. Pero eso no es necesariamente cierto. Hay algunos aspectos de la muerte de los que todos podemos beneficiarnos, y estos son los que queremos discutir con nuestros seres queridos y mascotas. Si no estamos dispuestos a discutir estas cosas y prepararnos para ellas, podemos encontrarnos en una posición difícil.

Una mascota que amamos se está muriendo y esto nos afectará profundamente. Puede parecer que una parte física de nosotros está muriendo, y esta parte de nosotros en realidad también puede morir. A medida que se acerca la muerte, algunas personas sienten que es injusto, pero no es necesariamente así.

Muchos dueños de mascotas realmente no comprenden la muerte. A menudo pensamos en la muerte como algo que le sucede solo a nuestras mascotas, cuando en realidad le puede pasar a cualquiera de nosotros en cualquier momento. La muerte no es la pérdida de la vida. La muerte es simplemente el final final e irreversible del proceso de la vida.

En la muerte, todos los seres vivos están sujetos a un proceso universal de descomposición. El cuerpo del animal muerto se pudre lentamente y cambia de su forma original a algo irreconocible. Pero esto no significa que el espíritu del animal muera. El espíritu del animal pasa a la siguiente vida. Nuestras mascotas nos enseñan las mismas lecciones que nuestros propios antepasados ​​y las mismas lecciones también están presentes para nosotros hoy. Nos enseñan sobre la vida y la muerte.

En el mundo animal, la muerte es inevitable, pero no cruel. En el mundo animal, hay quienes pueden vivir años y quienes mueren en semanas o días. Aquellos que son jóvenes y saludables viven vidas largas, felices y productivas, mientras que aquellos que son mayores, enfermos y débiles a menudo se ven rápidamente abatidos por la vejez y la enfermedad. Esta es la forma de la naturaleza y le sucede a todos los seres vivos.

En el mundo animal, vemos que la vida y la muerte están vinculadas, pero esto también es cierto en el mundo humano. Aquellos que nacen en un linaje familiar pueden vivir una vida larga y aquellos que no nacen en el linaje familiar pueden morir jóvenes. Solo cuando envejecemos o enfermamos, podemos vernos obligados a enfrentar la muerte. Es solo cuando somos demasiado viejos o enfermos que nos enfrentamos al final de la vida y esto puede no ser algo agradable de experimentar.

Hay una razón por la que las personas tienden a emocionarse por la muerte de un ser querido. Nos emocionamos porque sabemos que esta persona se está muriendo y estamos presenciando el proceso de la muerte y sentimos la tristeza de la pérdida. Lo mismo ocurre con los animales y sus compañeros humanos. Cuando perdemos una mascota, es porque esta mascota también está muriendo. Todos somos parte de un ciclo de vida, donde una vida termina y otra comienza, y cada vida es parte de este ciclo.

Es muy importante que entendamos el ciclo de la vida. Si entendemos esto, podremos empezar a afrontar nuestras pérdidas con mayor comodidad. Necesitamos ver esto como parte del gran ciclo de la vida y entender que, eventualmente, todas las cosas deben llegar a su fin. Es solo cuando nos damos cuenta de esto que podemos comenzar a seguir adelante y enfrentar la vida sin el temor de perder a quienes nos importan.

Los animales nos enseñan sobre la vida y la muerte. Pero no tenemos que salir del reino animal para encontrar respuestas a los misterios de la muerte. En la muerte, vemos el ciclo de la vida y el ciclo de la muerte. Vemos que todo llega a su fin y nada es eterno.

Podemos ayudarnos a nosotros mismos y a nuestros seres queridos a prepararnos para el final de la vida aprendiendo sobre la muerte y lo que realmente significa. Podemos ayudarnos a nosotros mismos y a nuestros seres queridos a vivir la mejor vida que podamos, pero también podemos ayudarnos a nosotros mismos y a nuestros seres queridos a pasar por la muerte sin miedo. Si hacemos esto, nuestra muerte será una experiencia más placentera.

Tom Moore es un escritor y veterinario estadounidense de la Sociedad Protectora de Animales de los Estados Unidos. Es el autor del libro "Elogio para un amigo, una guía para sobrevivir a la muerte de su ser querido". Puede ser contactado en www.survive.com.

Fue un día frío y miserable. El cielo estaba oscuro y el viento frío azotaba el aire, dificultando la respiración. La nieve se amontonaba en las aceras, pero todavía había gente por todas partes.

Se podía ver la energía de la ciudad en los rostros de la gente. La gente se reía y hablaba, esperando unas vacaciones maravillosas. Pero a medida que se acercaba la Navidad, había una persona que estaba llena de aprensión. A esta persona le habían diagnosticado cáncer de mama y sabía que iba a morir. El cáncer no era curable y no se podía hacer mucho para ayudarla a sobrevivir a la enfermedad.

Se podría decir que fue un día triste para esta persona. Tenía 50 años y estaba a punto de morir. Y, sin embargo, también se podría decir que fue un día maravilloso. También se podría decir que le habían dado un regalo: la vida. También se podría decir que fue un regalo para su familia, porque esta persona había tocado sus vidas. Las personas que amaban a esta persona se alegraron de que el final estuviera cerca. Y lo último que hizo esta persona antes de morir fue hacer las paces con Dios.

Mientras celebramos la festividad de Navidad, no debemos perder de vista el hecho de que hay otras personas en el mundo que no tienen forma de celebrar esta festividad. Estas personas están muriendo de enfermedades como el síndrome de Down y la malaria, y el mundo no puede hacer mucho para curarlas. Y entonces el mundo está celebrando esta festividad, porque quiere hacer más llevadera la muerte de esta persona.


Video, Sitemap-Video, Sitemap-Videos