Comentarios

¿Tu gato tiene dolor? 8 señales que puedes ver


Si su gato tiene dolor, primero intenta todo para evitar mostrarlo. En la naturaleza, los gatos estarían condenados a mostrar debilidad, ya que los depredadores lo tendrían fácil. Este instinto también hace que sea difícil para los gatos domésticos reconocer cuándo algo los está lastimando. Los gatos son reacios a mostrar su dolor - Shutterstock / Renata Apanaviciene

Hay muchas razones para el dolor en los gatos: su pata de terciopelo puede haberse lesionado, sufrir estreñimiento u obstrucción intestinal. Los animales mayores ocasionalmente tienen osteoartritis, que causa problemas articulares dolorosos. Puedes notar que tu gato siente dolor por los siguientes signos:

1. Comportamiento atípico como señal de advertencia

Un gato que tiene dolor a menudo se comporta de manera extraña. Si la nariz de su pelaje generalmente es agradable y tierno, puede volverse agresiva.

Un gatito confiable puede volverse ansioso y reacio cuando tiene dolor. Puede estar escondido permanentemente. Una pata de terciopelo activa puede perder el instinto de juego y, de repente, volverse tranquilo y somnoliento.

Su gato enfermo o herido puede revelarse mediante una limpieza exhaustiva o mordisqueando un área dolorosa.

2. Falta de apetito como síntoma

Si el apetito de su mascota disminuye o no come nada, esto es en cualquier caso una señal de alarma. Tu gato probablemente tiene dolor cuando come. ¿Quizás su animal tiene un dolor de muelas o una operación dental que no fue hace mucho tiempo, que ha sido muy duro para él?

3. Dolor al moverse?

También puedes usar signos sutiles para ver si tu gato siente dolor al moverse. Puede ser cojera con una pata, moverse más lentamente o ya no saltar sobre el sofá o su rascador con la facilidad habitual. Incluso cojear y descuidar el aseo puede indicar que su animal siente dolor cuando se mueve.

4. El gato muestra una postura inusual.

Además, generalmente hay una postura extraña. Su gato mantendrá su cabeza y cuello extrañamente inclinados o agachados en una esquina si lastima algo. En caso de dolor, los gatos también se estiran el vientre y doblan la espalda.

Además, los gatos dolorosos a menudo tienen una expresión facial ausente, como si no estuvieran mirando nada. Además, vea si su mascota está en una posición atípica cuando duerme o dormita. Los gatos a menudo yacen del lado de su cuerpo que les causa dolor.

Reglas básicas para un gato sano

Los dueños de gatos quieren que su gatito se mantenga en forma y feliz durante mucho tiempo. Para que un ...

5. Los gatos con dolor a menudo son sensibles al tacto

Ya sea que se trate de la espalda, la base de la cola, la espalda, la pata o la cadera, si toca accidentalmente el área dolorosa cuando se acaricia la nariz, normalmente no puede ocultar su dolor. Puede reaccionar agresivamente, silbar o gruñir, rascarse o encogerse de miedo. Tu gato también puede morderte.

6. La apariencia cambia

Después de un tiempo, la apariencia cambia bajo dolor. Debido a que la preparación es difícil, tu gato se volverá peludo gradualmente y el pelaje se volverá opaco. Su falta de apetito puede hacer que pierdan peso. Es mejor no dejar que llegue tan lejos y, en caso de duda, ir al veterinario demasiado.

7. Excrementos incontrolados y orina

Si su gato tiene dolor, es posible que no solo esté haciendo negocios en el baño. Un comportamiento inusual al vomitar u orinar indica que el tigre de su casa está sufriendo.

8. Lamiendo la costura y el vendaje

Si su gato tiene un área adherida, las reacciones como sacudir o lamer pueden indicar no solo que la sutura o el vendaje están interrumpiendo, sino también signos de dolor inflamatorio.

¿Signos de dolor? ¡Fuera al veterinario!

Si nota alguno de los siguientes signos o si nota un ligero cambio en su gato, ya sea un comportamiento inusual o lenguaje corporal, vaya al veterinario como medida de precaución.

Nunca ignore las señales de advertencia porque pueden ser síntomas de enfermedades graves. El veterinario puede ver qué le pasa a tu gato. Por ejemplo, puede usar un ultrasonido o un examen de rayos X para verificar si ella tiene una obstrucción intestinal o algo se ha roto.